Páginas Navegación Menú

Blog de Mme García Senín

Physiologie

Minerales y rocas en monumentos japoneses.

Escrito por el 9 junio, 2014 en 1º BACHIBAC - GEOLOGÍA, Alumn@s, HIDA | 0 comentarios

Artículo escrito por Claudia P.M.; 1ºBB

1Japón es un archipiélago al este de Asia formado por más de 3.400 islas de muy variado tamaño, sin embargo las cuatro islas mayores son Hokaido, Honshu, Shikoku y Kyushu. Japón fue una sociedad cerrada a las influencias extranjeras durante 230 años hasta la revolución Meiji en 1868.

La formación del archipiélago japonés comenzó en el paleozoico, afectado por un proceso de sedimentación en una profunda fosa. Luego se produjo una emersión volcánica y plegamientos terrestres, los cuales dan forma al actual litoral, así como un paisaje de montañas volcánicas y terrazas. Por esta causa el territorio japonés es muy accidentado, lo que se refleja en recortadas costas, en innumerables islas e islotes y, finalmente, en áreas interiores muy montañosas. Son numerosos los riesgos ecológicos que atañen al archipiélago japonés: tifones, terremotos, maremotos y, en menor medida, la actividad volcánica, afectan a las islas.

Este archipiélago es sin lugar a dudas una de las grandes potencias económicas actualmente, pero para que esto haya sido posible ha hecho falta mucha materia prima para la exportación de diferentes productos. Para conseguir dicha materia, Japón ha tenido que importar todo tipo de minerales del exterior. Sin embargo, hay algunos yacimientos de rocas y minerales propios del archipiélago, como el basalto y la andesita, propias del ambiente volcánico así como la obsidiana.

Por desgracia, los monumentos que van a ser presentados a continuación han sido reconstruidos por haber sufrido diferentes accidentes como incendios y terremotos, así que no he encontrado el nombre de ningún arquitecto y/o creador de estos monumentos.

 Los Jardines Japoneses: Shikina-en

2El Shikina-en es el nombre dado al jardín japonés de Naha en la prefectura de Okinawa. La superficie total del jardín es de 41997m2. Es un jardín típico de Ryukyu construido en 1799 y antiguamente se usaban para el deleite de los reyes y para agasajar a las delegaciones de emperadores chinos.

Al igual que la mayoría de los jardines japoneses, el de Okinawa incorpora una serie de componentes para ser considerado un auténtico jardín japonés.

1) El elemento base del jardín son las rocas que pueden representar tanto islas como montañas. En Japón, las rocas más usadas para este tipo de instalaciones son las de origen volcánico sobre todo el basalto.

2) Agua.

3) Una isla de verdad.

4) Un puente a la isla.

5) Una linterna, típicamente de piedra (Basalto).

6) Una casa de Té.

7) Bambús y plantas relacionadas, como el Pino negro japonés.

Como curiosidad que añadir sobre los jardines japoneses, me parece interesante la forma que tienen de colocar las rocas, ya que las escogen en función de su forma y las trasladan y colocan tal cual se encuentran en la naturaleza, evitando las manipulaciones y protegiendo las rocas de los daños que puedan sufrir durante el transporte.

Santuario de Toshogu o Nikkō Tōshō-gū

3Este santuario se encuentra en Nikko y es sintoísta, es decir que pertenece a la principal religión japonesa que se centra en la adoración a la naturaleza, cuyos elementos se consideran como divinidades. Fue construido desde 1634 hasta 1636, en los primeros tiempos del período Edo, para Tokugawa Ieyasu después de su muerte.

El santuario es considerado patrimonio de la humanidad, y es el santuario más elaborado y opulento, pues contiene más de 2.4 millones de pliegos de hoja de oro, conseguido a través de importación de países occidentales como América del Norte y Europa. Está ubicado dentro de un parque nacional que tiene un bosque de cedros.

Destacan sus edificios coloristas y adornos sobrecargados que se distancian de los estilos de los templos de aquella época.  Está presidido por una monumental puerta. El templo es una estructura rígidamente simétrica con relieves coloreados que cubren toda la superficie visible. Los interiores están adornados con minuciosas esculturas de vivo colorido y magistrales paneles pintados.

4

Me parece interesante añadir, que en este santuario guarda en su interior una escultura de Los 3 Monos Sabios, cuyos nombres japoneses son Mizaru, Kikazaru e Iwazaru, que significan “no ver, no oír, no decir”. Tradicionalmente se ha entendido como «No ver el Mal, No escuchar el Mal y No decir el Mal».

 Kinkaku-ji o Templo del Pabellón de Oro

 5Kinkaku-ji es el nombre informal del Rokuon-ji (Templo del jardín de los ciervos) en Kioto, Japón. Fue construido originalmente en 1397 como villa de descanso del shōgun Ashikaga Yoshimitsu, como parte de su propiedad llamada Kitayama. El templo se quemó varias veces durante la guerra Ōnin. Es un edificio de tres plantas ubicado en los terrenos del templo. Las dos plantas superiores del pabellón están recubiertas con hojas de oro puro, que como prácticamente todas las materias primas es importado al archipiélago japonés.

 El primer piso, llamado la Cámara de las Aguas evoca la clásica decoración japonesa modulada. El segundo, llamada la Torre de las Ondas de Viento es de estilo samurái, un recinto cerrado. El tercero, con ventanas, es de estilo templo Zen y que alberga una tríada de Budas. Tanto el segundo como el tercero se hallan cubiertos de una plancha de oro, con la imagen de un ave fénix en su parte superior.

Palacio Imperial de Tokio

6El Kōkyo es el Palacio Imperial de Japón en Tokio y la residencia del Emperador. Se encuentra en Chiyoda. Después de la restauración Meiji y de la derogación de las normas Shogun, la corte imperial se trasladó desde Kioto a Tokio y la antigua fortaleza del castillo Edo se convirtió en la residencia del emperador.

La mayoría de los aposentos del palacio no son visitables por el público, pero sí los jardines del ala este. El interior del palacio se abre al público solamente en dos ocasiones cada año, el Día del Cumpleaños del Emperador y el Día de Año Nuevo.

Las cubiertas del palacio fueron diseñadas de manera similar a las del Palacio Imperial de Kioto, pero estaban cubiertos con placas de cobre, lo cual le hacía resistente al fuego, en lugar de tejas de ciprés japonés.

Las principales minas de cobre de Japón se encuentran en la prefectura Tochigi y en la zona montañosa de la Ciudad de Niihama, en la prefectura de Ehime, aunque estas dos famosas minas fueron inhabilitadas en 1973.

Conclusión:

Podemos concluir que pese que existan ciertas minas en Japón, su utilización ha finalizado y actualmente para la reconstrucción de edificios y monumentos se utilizan materiales importados de occidente. También como islas volcánicas hay rocas propias del lugar pero son mayormente utilizadas para jardines japoneses y sin ningún cambio físico.

Bibliografía:

http://moleskinearquitectonico.blogspot.com.es/2006/12/el-pabellon-de-oro.html

http://unajaponesaenjapon.com/18660/el-cuento-de-los-tres-monos-sabios-de-nikko-toshogu-no-san-saru-monogatari

http://www.viajarasia.com/2008/07/21/templo-de-toshogu-el-santuario-de-los-3-monos-sabios/

http://sobre-japon.com/2009/02/26/el-palacio-imperial-de-tokio-y-sus-jardines/

http://sobreturismo.es/2008/07/03/kokyo-el-palacio-imperial-de-japon/